Limpieza Ecológica Integral de Vehículos

Nuestro servicio de limpieza integral deja tu coche impecable por dentro y por fuera para que puedas volver a disfrutarlo como cuando era nuevo.

Te lo recomendamos si hace tiempo que no lavas tu coche o tienes algún compromiso en el que debas ofrecer la mejor imagen: una boda, un viaje, llevar a tu jefe al aeropuerto… ¡Te haremos quedar bien!

Limpieza Integral

¿Qué incluye?

Lavado Exterior:

  • Limpieza manual del exterior.
  • Eliminación de toda la suciedad acumulada en los cercos y bajos de las puertas.
  • Limpieza de las llantas y embellecimiento de los neumáticos.
  • Limpieza de los cristales y espejos retrovisores.
  • Encerado de la carrocería.

Limpieza interior:

  • Aspirado y limpieza a fondo del interior del vehículo, mediante espuma en seco.
  • Limpiamos los asientos, los paneles de las puertas, la moqueta y los plásticos interiores.
  • Limpieza del salpicadero y de las salidas de aire mediante aire comprimido.
  • Embellecimiento de todos los plásticos interiores y exteriores.

¿Cómo lo hacemos?

El servicio de limpieza integral lo lleva a cabo un operario de nuestra empresa que se dedica en exclusiva a tu vehículo durante todo el tiempo que haga falta.

Esto le permite cuidar todos los detalles que normalmente pasan desapercibidos en una limpieza convencional, además de centrarse en las zonas donde se acumula más suciedad como los cercos y los bajos de las puertas.

En todo momento utilizamos productos especialmente concebidos para obtener los mejores resultados sin perjudicar el exterior o el interior del vehículo.

Además de nuestra exclusiva tecnología de lavado ecológico que no requiere emplear más de cuatro litros de agua.

El mejor servicio de limpieza integral para dejar tu coche como si fuera nuevo

Limpiamos y embellecemos el exterior y el interior del vehículo totalmente a mano

Ideal para compromisos o si quieres vender tu coche y obtener el mejor precio posible

¿Cuándo hacer un lavado integral? En celebraciones como bodas, aniversarios, etc. En vehículos muy deteriorados o parados durante largo tiempo. Cuando tu coche es una herramienta de trabajo. Si vas a vender tu vehículo y deseas obtener un mejor precio. Si te apetece volver a sentirte como si estrenaras coche.